viernes, 29 de julio de 2011

MARIONETA

Mundar. Juan Gelman. 2008

Si el ritmo de un poema
trae vino y mece
las sombras y mamá,
quítame los piojos que traje de la escuela,
papá,
no saques tu cinturón contra mí:
eso que sopla en una esquina
es mi querer de vos, es un
niño en la calle
sin comprender. ¿Qué hacés ahí
envuelto en odios
que nunca pude resolver?
¿Qué castigabas cuando me
castigabas?
No te pregunto, me pregunto.
Ya sé que es tarde para todo, menos
este saber de vos que no se sabe.
Te quisiera a mi lado
en el silencio que me diste
y calla como un buey.



Imagen: News. Márcia Pinho

4 comentarios:

Laura Uve dijo...

Estupendo poema..., para pensarlo con quietud.

Un abrazo!!

indigo dijo...

Sí, da que pensar. Desde luego, Juan Gelman entra muy profundo con construcciones aparentemente muy simples. Además, se va creando palabras conforme las necesita; en este poema en concreto no hay ninguna de su invención, pero me encuentro con muchas en su su poesía. Me gusta: es fuerte y tierno, durisimo por lo sensible que es, seguramente. Y su vida, ¡ay diosmío!
Un beso

Laura Uve dijo...

Tendré que indagar en su vida y en sus poemas. Me gusta que invente palabras.

Y es cierto, tiene esa difícil combinación de ternura y dureza.

Un abrazo!!

IM dijo...

Conmovedor... muy lindos tus blog, saludos.