viernes, 2 de julio de 2010

ROSA ROSAE

Habla. Andrés Trapiello

¿A qué lengua se traduce la lluvia?

¿Cuántas sílabas forman el perfume que la rosa destila?

¿Con qué rimas uncirías las olas de la playa?

¿Serías capaz de discernir los hemistiquios en el beso último de dos amantes, y ponerle acentos al silencio sutil de sus pupilas?

¿Qué humana ortografía serviría para ese ladrido que a lo lejos se oye en plena noche o para el pulso que late en todo astro, incluso muerto?

Dime con qué alfabeto se transcribe el sueño de la vida,

dímelo sin palabras, que son merma,

sin rima, sin acentos, sin medida,

y luego, habla.



Lectora. Pablo Picasso


3 comentarios:

JL dijo...

Es verdad que a veces las palabras no pueden describir y el silencio, un gesto o una mirada decirlo todo.

Saludos.

Álvaro dijo...

Hermoso y sentido, la mayoría de las ocasiones es difícil, por no decir imposible, traducir los sentimientos en palabras. En otras ocasiones, como aquí, se consigue plenamente. Un feliz descubrimiento tu blog. Un abrazo

Eva dijo...

Simplemente maravilloso..